DEBE, DEBE, DEBE, DEBE

DEBE, DEBE, DEBE, DEBE

Técnica mixta sobre madera
29 x 47 cm
2013

30 de abril, 1975

Querida Carmen,

ayuda. Necesito de ti. Quiero encontrar a la pequeña, delgada, chica joven con pelo corto negro, a veces en vaqueros, a veces con un vestido negro. Si eres tú, escríbeme en cualquier idioma. Me gustaría conocerte, comenzar una conversación contigo.

Déjame primero identificarme, casi siempre en vaqueros azules, sudadera azul oscuro, chaqueta de cuero negra. Pelo oscuro (actualmente demasiado largo), ojos azules (cambian según el estado de ánimo), delgado (descontando algunos kilos de más), soy alemán (a pesar de escribir en inglés), vivo en Frankfurt, trabajo como director de radio en una emisora allí. Soltero. Más mayor que vosotras.
Así que esto es en realidad una carta a tres, pero para una sola. Espero que su gracia e incluso su sentido del humor no se ofendan por esta sorpresa. Tardé un poco en averiguar con el camarero el número de la habitación que compartías, tu nombre en la recepción del hotel y finalmente tu dirección completa en la agencia de viajes. Por favor, recompénsame por todo esto con al menos algo de paciencia ahora y quizás una respuesta más adelante.
Estúpido al no haber tomado ninguna iniciativa mientras vosotras estabais aquí. Sin embargo, así es cómo son las personas:, muestran el rostro de seriedad y aburrimiento y no nos atrevemos a sonreír.

Bueno, a tu salida, tú, la chica que estoy intentando encontrar, me lanzó un beso desde el autobús, justo cuando pasaba junto a mí. Sin sentido tal vez. Tal vez fue un gesto tonto del grupo. Tal vez un encogimiento indefenso de hombros, cuando todo era demasiado tarde ya. Pero la alentadora simpatía de todo eso hizo casi que cogiera un taxi al aeropuerto: el adulto me ganó, desafortunadamente.
El destino -si hay algo malo-, necesita de nuestra colaboración. Las personas pueden quejarse por la falta de oportunidades en sus vidas, pero nunca por no haberlas usado correctamente, eso es definitivamente su propia responsabilidad.

Me siento terriblemente serio en esta carta, casi como un mártir de amor. Mejor llegar al final rápido.
Espero no haberte avergonzado, sobre todo si la carta ha caído en manos equivocadas. Las aduanas son diferentes en España, yo sé. Sin embargo, hazme el favor de no medirme y juzgarme por tus estándares. Eso sería injusto a mi diferente origen y forma de pensar.
En lo que a mí respecta, infierno con la sutileza del comportamiento apropiado si algo está en juego. Si nosotros siempre obedecemos nuestras cohibiciones, con el tiempo chocaremos con nuestros impulsos naturales.
Por el momento tú recibirás esta carta y yo volveré a Alemania.

Le pido a cada uno de ustedes que informen a la persona que me refiero -en caso de que la carta se pierda-. Gracias por su ayuda.
Hola a todo el mundo. Pase lo que pase fue bonito verles juntas.
Una vez más para ir.
Tengo un calambre en mi mano.
La carta también va para Crescencia y Consuelo

Horst H. Vollme

 

Precio de la obra: 190,00 € IVA incluido (si corresponde), más envío.
Enmarcada

Serie

Collage, Lo que se espera de nosotros

Tags
2013, Collage, Huesca, Lo que se espera de nosotros, Madera, OBRA EN VENTA