Y por qué no?

Y por qué no?

Centro Cultural Matadero, Huesca
Festival Miradas de Mujeres
Comisariada por María Tosat
Exposición individual
2014

 

Como de toda una expectante reflexión sobre su verdad podríamos definir la exposición de Ana Escar. La artista se vale de toda serie de elementos del pasado para actualizarlos, darles proyección de futuro, hacerlos nuevamente portadores de una nueva versión, de un nuevo sentido, para dotarlos de nuevos significados.

 Cada uno de esos objetos, de esas postales, cajas, pequeñas instalaciones, son parte de su verdad y que la autora pretende certificar. Son, también, parte de su intimidad, de su diario de vida, de su inspiración, de la atenta mirada sobre todo lo que ocurrió y ocurre a su alrededor. De todo aquello que supone concebir y crear. Algo de lo que jamás debieran desprenderse la conciencia y el estímulo de quien emprende la aventura del arte: divisar el norte de la creación y proseguir el designio de su alcance último hasta llegar a trascenderlo. Un vieje sin plazo, tal vez, de los afluentes de la infancia, una ruta abierta por un mirar incontaminado. Un universo a veces casi infantil que constituye la sustancia o el argumento de algunas creaciones.

Es el propio universo plástico de Ana Escar donde los objetos, como santuarios portátiles, parecen estar igualmente cómodos entre cuatro paredes como en el cajón de los recuerdos. Ahora, renacidos, se unen a los ritmos vivos de la danza natural, con la vitalidad propia de lo nuevamente joven, actual y vigente. Son expresión que dicta las mil sugerencias que de la abierta miscelánea de los recuerdos, de las emociones, llegan de inmediato a la mente de su recreadora. 

Datos, signos, símbolos, se suman a un mundo de sensaciones, de imaginación, de reconversión, de mutación. La impresibilidad del artista se manifiesta en algo tan inusitado como la implantación de una nueva realidad, de un nuevo concepto. Un nuevo equilibrio, un nuevo significado existencial por el cual debe regirse a partir de ahora. Es un nuevo esquema de comportamiento del elemento tratado, una distinta naturaleza que es la que ahora representa. 

Alguien dijo que “no se imita en el arte del exterior del hombre sino su intimidad”. Es el objeto y el antiobjeto lo que debemos contemplar a la vez. Una indeclinable peculiaridad narrativa, donde el objeto se convierte en una realidad no estática, repensada para volver a ser vehículo de expectativas, fórmula nueva y distinta de comunicación. Ahora ya no es una frase escrita, es un pensamiento nuevo, una intención, un mensaje, una información.

Ana Escar ha conseguido la difícil empresa de crear un mundo estético personalísimo, regido por cánones propios y liberado de convencionalismos fáciles. Un mundo con una geografía específica que sabe de sueños y motivación, por horas que olvidan el tiempo y aspiran a eternizar lo perecedero y caduco. Supone una búsqueda de su ayer para lograr un mañana, pero, es hoy cuando se nos muestra creativa y viva, llena de inquietud y pasión para llevar a cabo su empresa, sueño a sueño, pieza a pieza. Y así conseguir su verdad. ¿Y por qué no?.

 

L. Ara Oliván
Diario del Altoaragón

Serie

Más

Tags
2014, Centro Cultural Matadero, Exposición, Huesca, Y por qué no?